Escrito por Editor
Publicado el 03 Abril 2011 Visto: 3001
Imprimir

Las preferencias del consumidor cada vez están más orientadas al consumo de alimentos con propiedades nutritivas óptimas, es decir, ricos en compuestos con actividad funcional y con efectos preventivos en la aparición de enfermedades. Este tipo de alimentos se denominan “funcionales” y cada día son más habituales en el mercado: alimentos bajos en colesterol, con contenido reducido en grasa o enriquecidos con vitaminas.

Las  frutas  y  hortalizas  son  alimentos  que  tienen  propiedades saludables   por   sí   mismos.   Existen   numerosos   estudios   que relacionan el consumo de frutas y hortalizas con la prevención de enfermedades,  efectos  ligados  al  elevado  contenido  en  fibra,  la presencia  de determinadas vitaminas  y  minerales,  la  aparición  de compuestos bioactivos, etc.

La fibra ha sido tradicionalmente considerada como reguladora del tránsito  intestinal,  pero  una  de  sus  fracciones  denominada  fibra
soluble,  presente  sobre  todo  en  frutas,  tiene  efectos  adicionales:
disminuye los niveles de colesterol y glucosa en sangre y mantiene la flora intestinal. La vitamina C favorece la absorción del hierro, la formación de estructuras y estimula el sistema inmune. La vitamina A (a través de los carotenos) tiene efecto antioxidante e interviene en el control celular y en el sistema inmune. La vitamina E también posee  efecto  antioxidante,  previene  el  envejecimiento,  los  efectos de  las  sustancias  tóxicas  y  la  carcinogénesis.  El  ácido  fólico participa en la síntesis de proteínas y en el correcto desarrollo de estructuras.  Otros  compuestos  de  importancia  son  los  fenoles  y flavonoides,  interesantes  por  su  acción  sobre  los  radicales  libres, sobre el colesterol y por las propiedades anticancerígenas.

Pueden  citarse  los  beneficios  nutricionales  de  algunos  productos hortofrutícolas,  si  bien,  para  ser  justos,  todos  ellos  deberían  ser citados.  El  plátano  es  un  producto  rico  en  minerales  (como  el potasio),  vitaminas  (A,  B,  E,  niacina  y  C)  y  fibra.  Además  aporta inulina (importante para el mantenimiento de la flora intestinal).
Las  piñas  presentan  cantidades  muy  elevadas  de  vitamina  C  y contienen  además  bromelaína  que  actúa  sobre  las  proteínas,  y previene algunos problemas digestivos. La papaya destaca por sus propiedades antioxidantes (contiene  B-caroteno, vitamina  C  y E  y vitaminas  del  grupo  B)  y  facilita  la  digestión  por  su  contenido  en papaína.

El  aguacate   contiene   vitamina  E   (antioxidante)  y  si   bien  el contenido en grasas es reseñable, estas son del tipo insaturado.

El kiwi tiene propiedades laxantes y por su importante contenido en vitamina C, tiene efectos destacables sobre el sistema inmune.

Los cítricos merecen también ser citados por su aporte en vitamina C, fibra, carotenoides, flavonoides y ácido fólico.


Las  uvas  destacan  por  su  contenido  en  fenoles  y  flavonoides, vitaminas y fibra, teniendo destacado poder antioxidante.

Los vegetales de hoja verde tienen gran interés por el contenido en carotenoides,  hierro  y  ácido  fólico.  Los  tomates  son  ricos  en
carotenoides  (licopeno)  y  tienen  destacable  efecto  antioxidante, anticancerígenos y protector cardiovascular.

Ofertas

Altea Fitness Beach

Actividades

Servicios

Tarifas

Quienes Somos Actividades Asesoramiento Dietético Tarifas
Instalaciones Horarios Entrenamientos Personalizados Ofertas
Galería   Gabinete Estética  
Contacto   Masajes  
Solicitar más Información   Taquillas  
Buzón de sugerencias